La industria en el territorio: polarización, diseminación

ocupación_provincias.pngLa EPA nos enseña que en 2018 Sevilla concentra el 26% de los ocupados andaluces en la industria. Cádiz y Córdoba la siguen, a bastante distancia, con el 15% y el 14% respectivamente. Jaén, Málaga y Granada conforman un tercer grupo, basculando en torno al 10% cada una y, en un último bloque, un escalón por debajo, se hallan Almería y Málaga. La imagen que resulta difiere de la extendida en ocasiones por Andalucía, que atribuye a Cádiz y a Huelva pesos industriales relevantes.

Esta distribución por el territorio repite básicamente con ligeras fluctuaciones la que se registraba hace una década, antes de la crisis, con las salvedades de una mayor relevancia de la industria en las provincias de Sevilla y de Córdoba, y una contracción de su importancia en Málaga.

La importancia de la industria dentro de la estructura económica de cada provincia y su comportamiento en la última década muestran, en la perspectiva aportada por las “tasas de ocupación”  un panorama sobre el que convendría reflexionar detenidamente a la hora de construir instrumentos específicos para el fomento de la actividad productiva en general y de la industrial en particular.

Córdoba y Jaén son las provincias donde la ocupación industrial tiene mayor importancia relativa (donde la tasa de ocupación en la industria es más elevada); en el extremo opuesto, con modelos económicos distintos, se sitúan Almería y Málaga. Las restantes provincias mantienen posiciones intermedias.

tasasocupaciónprovincias

La relevancia de la industria ha descendido en la última década en todas las economías provinciales salvo en Córdoba, con un moderado aumento. Las mayores caídas se han dado en Almería, Granada y Málaga, con la resultante de unas tasas de ocupación industrial lejos de las medias andaluza y española.

Jaén y Córdoba son las únicas provincias donde las tasas de ocupación son similares a las españolas, registros alcanzados tras un proceso de convergencia durante la última década, que ha permitido que Jaén reconstruya su posición tradicional en el sector y que Córdoba construya la suya, la más elevada hoy de Andalucía. En ambos casos su industria se articula sobre un tejido donde predominan medianas y pequeñas empresas distribuidas por el territorio, en contraposición con el modelo de grandes industrias concentradas espacialmente que prima en otras provincias y que, bajo diversas fórmulas, ha sido el modelo dominante de política industrial desde que hace un siglo comenzaran a atenderse por el Estado este tipo de situaciones.

convergencia_ocupación.png

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s